Arte al agua” es un reportaje de la actividad y de la vida de un barco de pesca de bacalao en el año 1955. El relato se ha novelado para evitar la dureza de un simple y frío informe y se ha incluido en él una historia real de amor y odio para aquellos lectores a los que los acontecimientos marinos les resultan arduos o ajenos.

“Arte al agua” explica cómo, dónde, cuándo y por qué se pescaba bacalao. Pez católico por excelencia –“el fiel amigo” le llamaban los portugueses– gracias a él muchas gentes pudieron cumplir con los principios de ayuno y abstinencia de los viernes. Pez histórico y pez alimenticio que permitió matar el hambre a los pobres y deleitar hoy a los ricos.

“Arte al agua” transcurre a través de las rutas tradicionales de los bacaladeros que salían de Pasajes a principios de año y volvían a su base bien entrado el mes de Julio, para nuevamente hacerse a la mar hasta el mes de Diciembre pasando por los mares de Islandia, Terranova o Groenlandia. También explica las vicisitudes físicas y morales de una actividad –“le gran metier” dicen los franceses– que se consideró como una de las más duras y peligrosas junto con la de los mineros. Por ello, este relato es una auténtico homenaje a aquellos hombres.

Su lectura emociona y entusiasma. Su estilo simple y directo nos muestra con nostalgia y melancolía un tiempo y una época, que no era la más próspera para los europeos y menos para los ibéricos, pero eso no impedía ni el sentido del humor ni el sentido del deber.

Arte al agua (Carlos Mendizábal)

€ 5,00Price