«En el esplendor y decadencia de la América esclavista del siglo XVIII se escribió la historia de Sierva María de Todos los Ángeles, la marquesina recluida en un convento. Allí, enfrentará el prejuicio y la ignorancia de su tiempo, los horrores de la Inquisición y de la enfermedad incurable, y del dolor inagotable del amor sin esperanza. Su leyenda desbordante de magia trascenderá los siglos para cuestionar la naturaleza de la fe, de la pasión y aún, la opresión definitiva de la muerte»[1]​

La obra se inicia cuando Sierva María de Todos los Ángeles, hija del Marqués de Casalduero, es mordida por un perro con rabia. Días después del incidente, se lo comunicaron a su madre, pero como la herida había cicatrizado no le prestó importancia. Un mes después una esclava fue a visitar al Marqués para decirle de la peste de rabia que había y que su hija había sido mordida por un perro con rabia pero el marqués no la creía, porque estaría seguro de que si fuese así, él sería el primero en saberlo. Su esposa le confirmó el hecho, por lo que el marqués quería dar a su hija todo lo que no le había dado antes porque estaba enferma y pronto moriría. La niña enfermó y sufrió muchas fiebres, por lo que se pensó que estaba poseída por un demonio y el obispo recomendó llevarla al convento de Santa Clara para que fuera exorcizada.

Del amor y otros demonios (Gabriel García Márquez)

€ 5,00Price