James Maybrick nació el 24 de octubre 1838 en una familia acomodada que llevaba sesenta años instalada en la ciudad de Liverpool. Fue el primogénito porque William, el primer hijo del grabador de metales William Maybrick y su esposa Susannah, falleció con apenas tres años de edad. A James Maybrick le siguieron Michael, nacido en 1841, quien de adulto se convertiría en un famoso compositor, y además Thomas -1846- y Edwind -1851-; estos dos últimos se inclinarían al igual que James por la actividad comercial.1​

De adulto se hizo negociante en algodón responsabilizándose de la carga familiar. Pareciera ser que sus negocios caminaron bien. De todas formas, Maybrick no era el tipo de persona que gustara de participar en la vida mundana de Londres de la época victoriana.

A pesar de su talento para los negocios y la prosperidad de su comercio, en cierto momento Maybrick se sintió traumatizado e incómodo con ciertos aspectos de su vida. Por otra parte, era un consumidor de opio, y a veces se drogaba con una mezcla de arsénico y de estricnina, supuestamente para así mejorar de la malaria contraída en oportunidad de un viaje a África realizado debido a su actividad profesional ; por otra parte, soportaba el adulterio de su joven mujer Florence (1862-1941, veinticuatro años menor que él), entre otras cosas tal vez porque por su lado tenía una amante con la que había concebido varios hijos.

Diario de Jack el Destripador

€ 3,00Price