Resistir a la dictadura del tiempo forzado, disponer, según los propios deseos, de ese bien tan precioso que es el tiempo. Este breve ensayo es un alegato a favor de un dominio del tiempo de cada uno por parte de cada uno, a favor del reconocimiento de un tiempo para no hacer nada, pero un no hacer nada de valor inestimable: la siesta.

EL ARTE DE LA SIESTA (THIERRY PAQUOT)

€ 3,00Price