Rick Dockery era quarterback suplente en los Browns de Cleveland. En un partido de liga contra Denver, para sorpresa de todos, su entrenador lo hizo saltar al campo cuando el equipo tenía una ventaja de 17 puntos a pocos minutos del final. Era la típica oportunidad que todo deportista espera cuando apenas juega, y no puede decirse que Rick la aprovechara: protagonizó la que sin duda fue la peor actuación de la historia de ia liga y desde aquella misma noche se convirtió en el hazmerreír de todo el país.El episodio hizo que los Browns rescindieran inmediatamente su contrato y que se le cerraran las puertas del resto de los equipos.Su vida era el fútbol, así que insistió a su agente, Arnie, para que le buscara un equipo. Tras innumerables gestiones y contratiempos, Arnie dio finalmente con uno y se apresuró a informarle que, aunque pareciera increíble, podía empezar de nuevo como quarterback. 'Estupendo (dijo Rick). ¿Con qué equipo?'. 'Los Panthers de Parrna', le respondió.¿En Italia? Sí, los italianos también juegan fútbol americano, y los Panthers de Parma necesitaban desesperadamente un ex jugador de la Liga de Fútbol Americano (de hecho, a cualquier ex jugador) para que tomara el mando. A Rick no le quedaba más remedio que aceptar, aunque fuera a regañadientes, y se marchó a Italia. Nunca había estado en Europa, no sabía nada de Parma (ni siquiera dónde estaba) y no entendía una palabra de italiano.Y sin embargo, decir que en Italia (tierra de la ópera, del buen vino, de los coches minúsculos, del romanticismo y del fútbol americano) sólo le esperaban algunas sorpresas sería quedarse demasiado corto...

Año de publicación:2010

El profesional (John Grisham)

€ 6,00Price