Entre cubanos y vascos hay una larga relación y cierta mirada cómplice. Quizás porque los dos, a su manera, son pueblos-isla, tenaces en mantenerse vivos y dignos: primero frente al colonialismo, ahora frente a un uniformismo global, que les exige el cese de su particular rebeldía política y cultural. Los vascos participaron en la independencia cubana negándose a ser reclutados y sufrieron en su propio suelo los mismos jefes militares y tácticas que luego aplicaron en la isla. La Independencia de Cuba agrandó el cariño vasco y, por qué no, su esperanza. La Revolución posterior siempre contó con el apoyo, respetuoso o incondicional, de toda Euskal Herria. Este libro es un abrazo más entre dos pueblos hermanos. Sus páginas descubren dos historias paralelas y entreveradas, que parecen buscar un futuro común, planetario pero diverso, archipiélago de islas unidas y solidarias.

EL ROBLE Y LA CEIBA: HISTORIA DE LOS VASCOS EN CUBA (CECILIA ARROZARENA)

€ 6,00Price