Lío, como todos los mortales, fue niño. El serlo no es nada nuevo, pero ejercerlo de aquellos años 1936-1939 y en su hambrienta posguerra, era otro cantar que bien merecía sabia orquesta. 

Signo de vida (Antonio Portero Soro)

€ 6,00Price