Con esta novela, una de las cumbres de la literatura de las últimas décadas, Antonio Tabucchi logró la unanimidad de la crítica, los más prestigiosos galardones y la respuesta masiva de los lectores.

Lisboa, 1938. La opresiva dictadura de Salazar, el furor de la guerra civil española llamando a la puerta, al fondo el fascismo italiano. En esta Europa recorrida por el virulento fantasma de los totalitarismos, Pereira, un periodista dedicado durante toda su vida a la sección de sucesos, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un mediocre periódico, el Lisboa. Pereira tiene un sentido un tanto fúnebre de la cultura: prefiere la literatura del pasado, dedicarse a la elegía de los escritores desaparecidos, preparar necrológicas anticipadas.

Necesitado de un colaborador, entra en contacto con un joven, Monteiro Rossi, quien a pesar de haber escrito su tesis acerca de la muerte está inequívocamente comprometido con la vida. Y la intensa relación que se establece entre el viejo periodista, Monteiro Rossi y su novia Marta, cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira.

En esta novela, Tabucchi ha conseguido crear un inolvidable personaje que sin duda dejará una profunda huella en el lector. Pereira (interpretado por Marcello Mastroianni en la película de Faenza basada en este relato) es un personaje que, página a página, va ganando en complejidad. Pero con la historia de este singular periodista, Tabucchi nos ofrece también una espléndida historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto presente.

«Al final, la literatura puede convertirse en un modo (quizás el único) de combatir y desafiar a la historia. De ofrecer a Pereira (a los muchos Pereiras sepultados por su propia historia y por la historia de su país) una imprevista vía de escape, un salvación póstuma y una feliz alternativa» (Paolo Mauri, La Repubblica).

«Tabucchi está convencido de que ha llegado el momento en que debemos pedir también a la literatura el decir la verdad; no la verdad metafísica y del corazón sino la verdad de los hombres, de su condición histórica, de los peligros que están corriendo, de los asesinatos de los que son a un tiempo autores y víctimas» (Angelo Guglielmi, L'Espresso).

«Al lector no se le indica frente a qué tribunal "Pereira sostiene". Pero se comprende perfectamente: es el tribunal de la literatura, o mejor, el tribunal del texto literario» (Giorgio Bertone, Il Secolo XIX).

«Me gusta Tabucchi ( ... ) sobre todo en la espléndida narración Sostiene Pereira ( ... ) Pereira, el inolvidable protagonista de la novela» (José Ángel Valente).

Sostiene Pereira (Antonio Tabucchi)

€ 4,00Price